fintras Ahí está el equipazo que tenemos este año en la liga @FEScompeticion A #diversidad, #ilusion y ganas de #aprender n… https://t.co/SU2vgmSfJ5
fintras RT @ESFundacion: La escuela #fútbolParaTodos sigue creciendo!!!! Hoy ha empezado el grupo formado por usuarios del Centro de Dia de @fintra
fintras Arrancamos con la escuela #fútbolParaTodos de @ESFundacion Deportistas del #CDDuero en Valladolid, ya están entrena… https://t.co/6I8o3XQJlT

Psiquiatras de la Universidad de Oviedo trabajan en un proyecto que busca predecir el suicidio

¿Se puede predecir el suicidio? y, sobre todo, ¿se podría llegar a diagnosticar la tendencia a conductas suicidas como si se tratara de de un marcador para el colesterol o la diabetes? Psiquiatras de la Universidad de Oviedo intentarán desvelar esta incógnita a través de una macro investigación que ahondará en las raíces mismas de los comportamientos autolíticos (suicidas). En la región, cada año, más de un centenar de asturianos se quitan la vida. En 2012 lo hicieron 132 personas, el 40% de ellas, con edades entre los 35 y los 54 años. La mayor parte de quienes se suicidan son hombres, aunque las mujeres encabezan las estadísticas en materia de tentativas.

Pilar Sáiz, profesora titular del Área de Psiquiatría de la Universidad de Oviedo, lleva años intentando descifrar que puede llevar a una persona a buscar deliberadamente su muerte. Ella es quien dirigirá esta pionera investigación que cuenta con el espaldarazo financiero del Instituto Nacional Carlos III, que le acaba de otorgar 100.000 euros. El trabajo sobre comportamientos suicidas se desarrollará a lo largo de tres años (2015-2017) y en el mismo participarán, además de Asturias, el Hospital Puerta de Hierro, de Madrid; el Clínic, de Barcelona; el Hospital Universitario de Álava y la Corporación Sanitaria Parc Taulí, de Sabadell.

Las investigaciones que hasta la fecha ha venido realizando en Oviedo el equipo de Pilar Sáiz han permitido conocer algo más sobre los suicidios y sobre quienes podrían tener mayor riesgo de desarrollar este tipo de conductas destructivas. La presencia de una serie de alteraciones neuropsicológicas, unido a un perfil de inflamación presente en las personas estudiadas, ha llevado a dibujar una especie de ‘kit suicida’ sobre el que todavía queda muchísimo por saber. De momento, estos expertos sospechan que trastornos en la capacidad de atención, la fluidez verbal, las funciones psicomotrices, el aprendizaje abstracto y la toma de decisiones, podrían ser un indicativo de riesgo a la hora de hablar de comportamientos o tentativas de suicidio.

Se trata de buscar marcadores biológicos que ayuden a predecir y, sobre todo, a actuar de forma precoz ante un problema de salud como es el suicidio, principal causa de muerte entre la población más joven. Los investigadores intentarán dar con huellas bioquímicas, tanto ocasionales (hemoglobina, por ejemplo) como permanente (que se mantienen a lo largo de toda la vida) detrás de las cuales se podrían esconder tendencias autolíticas. Para ello, explicó la profesora titular de Psiquiatría, se estudiará el comportamiento de 200 personas depresivas (100 de ellas, con antecedentes de tentativa de suicidio) y sus marcadores y resultados se compararán con los de otras cien personas sanas. Para el trabajo se seleccionará a personas que hayan sufrido o sufran depresiones agudas, incluidas las generadas por el trastorno bipolar. Asimismo, sobre el grupo con tentativas suicidas se hará una actuación especial, con un seguimiento cada seis meses.

Fuente: Psiquiatria.com

CookiesAccept

¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto