fintras Los #museos estatales tiran las barreras cognitivas https://t.co/o0Ywlq5pci via @DiarioCyLMundo Museos para todos… https://t.co/SLLEzw2pbL
20hreplyretweetfavorite
fintras El Trovador del Tiempo sigue con su serie #Mujeres en la Historia. Hoy es el turno de @ClaraCampoamor en las ondas… https://t.co/VUcPuPWueA
fintras Hoy nuestros deportistas del #CDDuero debutan en la Liga @GrupoRecoletas de @ESFundacion Nada mejor para coger fuer… https://t.co/0jwll20Sc3

La enfermería afronta la asistencia al ‘mal-estar’

La crisis económica tiene un trasfondo sanitario. "Los malestares son escuchados a diario en los servicios sanitarios, expresados frecuentemente en síntomas, siendo numerosas las evidencias que demuestran que los acontecimientos estresantes cotidianos se relacionan con patologías de salud mental". Esta es la formulación del proceso según recogen las conclusiones del Congreso de la Asociación Nacional de Enfermería de Salud Mental que se ha celebrado en Oviedo.

 

No se trata solo de una constatación. Hay que poner remedio, y este debe ser caso a caso. "La personalidad al completo se ve afectada por el colapso provocado por la pérdida económica, pero la respuesta varía según las personas y los contextos, debiendo de ser objeto de cuidados individualizados", indica el documento. Eso sí, "las patologías inducidas o potenciadas por la inseguridad laboral tienen posibilidades de curación mediante la resocialización a través de la organización colectiva o de la acción social", afirma.

La situación general no ayuda. "En los recortes en sanidad hay que destacar los que están afectando al ámbito socio-sanitario: disminución de los recursos de rehabilitación psicosocial, congelación de puesta en marcha de nuevos dispositivos, no renovación de conciertos... Todo ello está traduciéndose en un deterioro de los niveles de calidad y en un aumento de las listas de espera", añade.


Como en casi todas las situaciones de crisis, esta también tiene un sesgo de género: las mujeres, que son la mayoría de los cuidadores, la sufren más. "Los factores protectores en los que las enfermeras deben incidir desde la perspectiva del género son: cuidar el cuerpo (peguntarse por los síntomas); no ser víctima pasiva y tener capacidad de elegir (independencia, autonomía y empoderamiento)", aclara.

Todo esto lleva a un estado de mal-estar que implica una aproximación holística, distinta de la meramente sanitaria. "En la mirada del mal-estar es muy importante la implicación de todos los miembros del equipo de salud ya que la búsqueda de soluciones a los problemas del mal-estar han abierto el camino de un nuevo paradigma de atención y cuidados, que debe ser abordado desde la interdisciplinaridad".

Fuente: El País

CookiesAccept

¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto