Nuestra oferta de alojamiento

La flexibilidad de nuestros recursos de alojamiento hace que dispongamos de variados espacios de convivencia con el objetivo de que cada persona pueda cumplir su deseo de dónde y con quién quiere vivir.

Para aquellas personas que están dando sus primeros pasos en el camino de su recuperación o que necesitan mayor nivel de supervisión, en INTRAS iniciamos nuestro servicio de alojamiento en residencias en 2008, con la apertura de la Residencia de Toro (Zamora), la primera Residencia para personas con discapacidad por enfermedad mental que se puso en marcha en Castilla y León. En enero de 2015 abrimos las puertas de la Residencia de Burgos, en colaboración con Aspanias Burgos y desde 2018 gestionamos también la Residencia de Ávila.

En total, 117 plazas concertadas con la Gerencia de Servicios Sociales de la Junta de Castilla y León.

Pero hay personas que desean contar con más autonomía e independencia. Para ellos contamos con un catálogo de viviendas con apoyos en las localidades de Valladolid, Zamora, Toro, Benavente, Burgos y Salamanca.

Diferentes tipologías de viviendas, todas ellas en entorno comunitario, que nos permiten dar respuesta a los deseos de cada una de las personas con las que trabajamos. Viviendas compartidas o individuales, de entrenamiento, supervisadas en las que se dan cobertura a las diferentes situaciones que pueden presentarse en los procesos de recuperación.

Una red de cerca de 80 viviendas pone a disposición de las personas con malestar psíquico que quieran vivir en comunidad más de 135 plazas de alojamiento. Una red en la que equipos multidisciplinares de atención llevan a cabo una intervención basada en el modelo de recuperación y en el que la persona es el eje central de la actuación, favoreciendo su autonomía, respetando sus derechos y deseos, creando para ello propuestas flexibles y continuadas.

Equipos que ofrecen una atención diaria con diferentes grados de intensidad, en la que se valora la autonomía de las personas que están en la vivienda y se dan apoyos para lograr paulatinamente una mayor independencia. Contamos además con un servicio de acceso telefónico 24horas para la atención de las incidencias que pudieran surgir en las viviendas.

Con este programa de alojamiento queremos que sean cada vez más las personas con discapacidad por EMGyP que tengan un lugar para vivir, en el que puedan disfrutar de la vida en comunidad y recibir los acompañamientos necesarios que les permitan sentirse satisfechos con su propia vida.

Contamos con pisos individuales, viviendas compartidas de 2, 3 y hasta 4 plazas o edificios de apartamentos en los que ofrecemos el apoyo correspondiente a las necesidades detectadas e intereses individuales de cada una las personas que lo habitan.

En función de esas necesidades encontramos

  • viviendas en las que se desarrollan programas más intensivos porque requieren un grado más alto apoyo
  • otras viviendas de moderado o leve apoyo
  • viviendas de control de daños y baja exigencia
  • viviendas en zonas rurales para que la persona pueda continuar viviendo en su entorno.
  • viviendas y apoyos para la vida independiente dentro del programa de itinerarios integrados de inclusión sociolaboral para personas con discapacidad, vinculadas al soporte de un asistente personal
  • un programa integrado de apoyo al alojamiento para la inclusión laboral de mujeres con discapacidad por enfermedad mental y víctimas de violencia de género.

Ofrecemos, en definitiva, un servicio lo más personalizado posible.