Vivir en una residencia

Acompañada, escuchado, útil, comprendida, aliviado, querida… son las palabras con las que Valeriano, Mª Jesús, Viky, María, Mati e Iñaky... describen como se sienten en su casa, en alguna de las residencias que gestionamos, el lugar que ellos han escogido para vivir, en el que se encuentran realizando el proceso de cambio que les permita mejorar su calidad de vida, al igual que sus compañeros de convivencia, también participantes de nuestro programa de alojamiento. Y alcanzar la autonomía personal, aprendiendo a convivir con las dificultades que les acompañan en su rutina cotidiana, la meta que persiguen para recuperar sus vidas….

Desde las residencias ofrecemos una atención individualizada en la que la persona es el eje central de la intervención. Nuestro objetivo principal se centra en favorecer y posibilitar la creación de proyectos de vida con sentido y satisfactorios para las personas, siendo las personas las protagonistas de sus propios procesos de recuperación. Nos permiten proporcionar alojamiento a las personas con discapacidad por enfermedad mental mientras reconstruyen un proyecto de vida con sentido y satisfacción, que potencie su autonomía y facilite su integración en la comunidad, buscando su completa normalización.

Contamos con equipos profesionales compuestos por psicólogos, trabajador social, terapeuta ocupacional, educadores y cuidadores... En definitiva, un equipo multidisciplinar, que presta soporte a los residentes las 24 horas del día, los 365 días del año.